sábado, 7 de mayo de 2011

Nadie bajo ninguna sombra
Guardó su voz
Ni encontró tu nombre como desengaño

1 comentario:

enlazador dijo...

Son esas voces indelebles, inquebrantables, que bajo ninguna amenaza irrumpen de entre la agonía...
Muy bien mi Vic.